Nuestra casa

>Sábila en tu propia casa

>

Hace unos días mi familia y yo estuvimos en la playa. Mmmmm. Dulces recuerdos. ¡Ése era el clima perfecto! Soleado. Templado.
De li cio so.

Ok, ok, de regreso al tema. En la playa encontramos un jardín con mucha sábila. Siendo tan famosa por sus propiedades curativas, traje un par de ellas a mi casa. Las saqué del jardín, y las puse en una bolsa de plástico. Luego les eché algo de tierra y nos regresamos.

Estuvieron en las bolsas por poco más de una semana, esperando a que las traspasara.

 
Lo sé, lo sé. ¡Qué pena! Lo peor es que ésta es la vista desde la cocina, así que las veía al menos 3 veces al DÍA. En mi defensa debo decir, que mi trabajo no me dejó en paz ni un minuto. Era prácticamente imposible hacer algo además de los pendientes de la oficina =(
Ya estaba comenzando a creer que las plantas no iban a sobrevivir, después de estar ahí tanto tiempo. Sin embargo, todavía se veían frescas y lindas, así que sin pensarlo más, el jueves pasado tuve algo de tiempo y puse manos a la obra.
Traspasar una planta es ridículamente sencillo y fácil, pero les voy a decir cómo lo hice.
Primero, coloca tierra en la maceta vacía. Llénala hasta la mitad.
Después, toma tu planta y detenla dentro de la maceta con una mano.
Luego, con la otra mano, lléna los espacios con tierra.
Fácil y sencillo.
¡Me encanta cómo se ven!

No puedo esperar contarles sobre las propiedades de la sábila, así que ¡regresa pronto!

No Comments

Deja un comentario