Nuestra casa

Haciendo el trabajo sucio – Parte II

Bueno, el trabajo ya no es taaan sucio, pero sí es la segunda parte del proyecto.

Como te contaba el otro día, en cuanto el sol salió, puse manos a la obra para terminar mi último proyecto. Me imagino que si tienes algún tiempo leyendo Casa Haus, puedes tener la idea de lo que estoy haciendo. Después de las imágenes de aquí y aquí, ya sabrás que estoy trabajando en nuestro balcón, y por lo tanto los planes que tengo para mis Eugenias.

Después de subir las Eugenias al balcón y la odisea que eso fue, intenté hacer dos topiarios con ellas. ¿Sabes lo que es un topiario? Se trata del arte de dar forma especial a árboles y arbustos. (Son muy comunes en la jardinería mediterránea, aunque también los encuentras en bastantes otros lugares). Te lo cuento, porque yo era una de las personas que no sabía que así se le llamaba a este tipo de plantas, y de hecho, me encantan.

Volviendo al tema, hice dos topiarios. Y por supuesto, estoy aquí para contártelo todo. Si estás interesad@, toma nota, ésto te puede servir 😉

Cómo hacer un topiario
tutorial
1. Comienza con un arbusto o árbol que tenga el tronco centrado y lo más recto posible.
Yo utilicé Eugenias, pero hay muchos tipos de plantas que se pueden usar. El boj, por ejemplo, es un arbusto excelente para hacer topiarios. También pueden utilizarse árboles, como son el laurel o los cítricos.
2. Remueve las ramas bajas con tijeras para jardinería.
Trabaja de abajo para arriba, hasta que llegues al nivel deseado.
3. Poda el topiario,
dándole la forma que prefieras.
4. En caso de que el tronco de tu planta sea angosto, coloca una varita al lado del mismo y átalos.
(En mi caso, no fue necesario)
5. ¡Disfruta!
Así estaba antes:
Y después:
Quedó lindo, ¿no?
Algunas notas finales:
Al principio, yo no estaba segura de haber comprado la planta adecuada para el topiario. Las imágenes que yo había visto (y que están en esta entrada) tenían plantas jóvenes, con troncos delgado. Eso es lo que yo busqué cuando fui al vivero, sin embargo aquí los topiarios de este estilo no se acostumbran mucho (todavía). Otra opción era haber comprado otro arbusto más joven, y hacerlo crecer en la forma que yo quería, sin embargo ya no quería esperar más. Quería mi topiario YA. (A veces así me pasa con mis proyectos de diseño).
La chica del vivero me aconsejó comprar este arbusto, y al final de la historia, estoy contenta con los resultados (aunque sí hubiera preferido un arbusto más joven y de tronco más angosto).

Espero disfruten el tutorial.
¡Pronto estaré enseñándoles cómo quedó el balcón!

No Comments

Deja un comentario